lunes, 28 de julio de 2008

¿Qué tiene que ver Coldplay con el horario de verano?

Después de un poco de F1 para el cuerpo y de un fin de semana de relax, que mejor que cultivar un poco el cerebro. Y para ello basta un poco de zapping en la televisión, un concierto de Coldplay y atar cabos para terminar aprendiendo algo más sobre el horario de verano que disfrutamos hoy en día.

"¿Qué me estas contando?" - os estaréis preguntando -. Pues muy sencillo, pero empiezo por el fin para complicarlo un poco.

Uno tenía la convicción de que el invento del cambio horario era cosa de algún gobierno de hace pocas décadas y cuya idea fue poco a poco adopatada por el resto de los países. Pero no oiga.. resulta que esto es más viejo que Matusalén (bueno quizás no, pero se acerca).

Los egipcios y los romanos, que desde luego tontos no eran, ya modificaban sus horarios en función de la época para aprovechar mejor la luz. Pero faltaban relojes exactos para medirlo.

Luego vino Benjamin Franklin, que propuso la idea de levantar a todo hijo de vecino a cañonazo, tañido e impuesto limpio, eso sí, con clase: "Early to bed and early to rise, makes a man healthy, wealthy, and wise." (Temprano a la cama y temprano al despertarse, vuelve al hombre saludable, rico y sabio.)

William WilletTras él, vino nuestro protagonista, William Willet, que tras darse un paseo por la ciudad y ver como sus conciudadanos seguían sopas cuando ya era de día, no dudo en proponer el cambio de horario durante el verano. Su propuesta fue similar a la actual con un adelanto de 80 minutos a las 2 de la madrugada, aunque a intervalos de 20 minutos cada domingo de abril, y del modo contrario, en septiembre.

Su propuesta fue inicialmente rechazada hasta que, durante la Primera Guerra Mundial y debido a la falta de carbón, Alemania y sus aliados lo adoptaron con algunos retoques. Poco a poco el resto de países europeos fueron haciendo lo mismo.

Lástima que William no pudiera ver su propuesta hecha ley, pues murió en 1915, 1 año antes de su aprobación.

A estas alturas, uno se pregunta... ¿pero esto no iba de Coldplay?. Pues más o menos, quizás menos que más. Sólo puedo decir que, aquí nuestro querido William es el tatarabuelo de Chris Martin, cantante de Coldplay. Interesante ¿verdad?. Me encantan las historias entrelazadas que no van a ningún puerto.

Más información aquí y aquí.

¡Dale un meneo!

Escribe aquí tu comentario.

1 comentario:

Pedro dijo...

Taclaro, que currado.